Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Guau,...,¡que fuerte!

Guau, es impresionante. La época estival suele ser parca en noticias. Y nos dejamos llevar un poco por la abulia veraniega. Pero claro, hay ciertas cosas que despejan, que te ponen de nuevo   en marcha.
¡Guau,guau, guau! Es mejor  respuesta que puedes esperar cuando le preguntas “¿para qué eres tan agresivo?. O bien si preguntas “¿Qué sentiste cuando invadieron tu espacio?” seguro que tendrás la respuesta: “Guau,guau,…” Vamos, yo por lo menos no puedo esperar algo más cuando se practica esta modalidad nueva: Coaching canino.
¡Madre mía! Lo leí en una publicidad impresa y me quedé de piedra. Así, con dos…”Coaching canino”. Y se quedan tan anchos.
Eso sí, debe ser fácil. Además. Porque -bien resaltado - indican que lo consiguen en una sola sesión. En una sentada, todo solucionado. Será verdad lo de la inteligencia del perro. O bien, es que hay personas que tienen facilidad para el coaching. Tendré que estudiar más.
No obstante ya dije hace tiempo, en los inicios de este blog que no me gustaba la palabra coaching. Y de aquellos poolvos vienen estos lodos. Pero es lo que hay. Así que voy a hablar con esta gente y trataré de llegar a un acuerdo. Que permitan usar la palabra coaching sólo para quienes trabajan con las personas y entrenadores caninos para quien lo hace con los perros.  Reconozco que su denominación me gusta más.
Ah, que no se me olvide, en la próxima os comentaré sobre el coaching sex.  Estamos en verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada