Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Sin tiempo



Es recurrente. Tanto en el mundo personal como empresarial me aparece con demasiada frecuencia el asunto de la gestión del tiempo: no llego, no doy abasto, no cumplo, no tengo ocio, no puedo,…


Esta situación lleva a la desesperación los que la viven. Desde quien se dedica a las tareas del hogar, pasando por el empresario más reconocido, el mando intermedio, e incluso el estudiante. Todos la soportan sobre sus espaldas con angustia y pesar. Aparece además la resignación frente a algo que no pueden controlar. Se complica. 


En multitud de webs, blogs y artículos se dan recetas para afrontar esto. Las leo todas y muchas de ellas son coherentes y acertadas.  Ahí están para quien las quiera leer. Mejor dicho para quien las quiera aplicar. 


Pero aquí está el problema.  Estos consejos no son mágicos ni instantáneos. Tras cada uno de los pasos hay un esfuerzo y un trabajo a realizar. Entonces viene la desesperación de quien las lee. “Si ya tengo mucho trabajo y nada de tiempo ¿cómo voy a perder el tiempo que no tengo y las fuerzas que no me quedan para intentar reducir tiempos y trabajo?”  Así que no le encuentran aplicación a los consejos y por tanto no hacen caso de ellos.  


¿Qué ocurre entonces? Pues que el tiempo se empieza a complicar aún más. Cada vez más tareas, más dedicación, más obligaciones, más responsabilidades. Se crea una espiral ascendente de agobio y malestar muy perniciosa. Y al cabo del tiempo llega a afectar tanto que sí o sí hay que tomar una decisión porque pagas con la salud…o la vida


La inteligencia en esta situación está en empezar a dar soluciones en el primer instante en el que se detecta que el tiempo me come. Es más fácil y más saludable. Por supuesto que también tiene solución más adelante pero el esfuerzo ahora va a ser menor. Porque lo mejor de todo es que esto tiene solución. Sólo tienes que querer de verdad. No esperes a necesitarlo de verdad.  

Si trabajas el tiempo mejorará tu espacio vital. 

5 comentarios:

  1. I invite you to me!
    http://you-never-know-when-death-comes.blogspot.com/2015/12/05-intruz.html?m=1

    ResponderEliminar
  2. Que verdad
    Muchas veces no somos conscientes, quizás ese sea el,primer paso: tomar conciencia
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto Beni, tomar conciencia, no esconder la cabeza debajo del ala, tomar conciencia, no evitar el afrontar la realidad, tomar conciencia, no tapar los miedos, tomar conciencia, hacer frente a nosotros mismos, tomar conciencia, saber dónde estamos, tomar conciencia,... en estas dos sencillas palabras radica todo el entramado de este blog. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Cuánta razón tienes, Javier!
    Al final nos agobiamos casi sin darnos cuenta, nos abruman las obligaciones. Quizás deberíamos dar prioridad a lo que nos transmite energía positiva y buenas sensaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí Marta Rile, por supuesto hay que dar esa prioridad. Pero si sabemos gestionar bien las obligaciones, es cuando disponemos de tiempo libre, de nuestro tiempo para ser personas.
      Gracias por acompañarme.

      Eliminar