Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

La excusa, ¡Es que,...!


Victor Kuppers
 http://www.kuppers.com/
Hay conferencias y conferencias. Siempre que puedo, acudo a ellas. Esta vez, por motivos laborales, asistí a una de motivación. Iba con verdadero pánico porque no hay nada que me enfade más que aquellas en las que saltamos, palmeamos, gritamos, y tocamos al de al lado obligatoriamente sólo porque a un aprendiz de gurú se le ocurre intentar montar un espectáculo frívolo bañado de prepotencia y autocomplacencia.
A mí me gustan las que el ponente sale, cuenta sus cosas, y si me gustan me las quedo y si no, pues no. Yo, sentadito en la butaca, escuchando, tomando notas y siendo empático o no con el valiente que se atreve a subir a un escenario. 
He estado en muchas fallidas, incluso las de este último formato. No pasa nada. Éstas las critico un poco, valoro el esfuerzo que hay detrás de ellas  y las olvido en un instante.
Pero cuando te cae una buena, es una gozada. Sales con la cabeza hirviendo y con un subidón importante de adrenalina. En este blog os he hablado de algunas.
Ah, sólo pongo las que me gustan.
Bueno, pues a lo que iba. En esta ocasión mi empresa acertó de pleno. El ponente salió, anunció que en sus conferencias no se admitían masajes, que admitía preguntas pero que no las contestaría, y que después de hora y media de plantearnos cosas sencillas, hiciéramos con ellas lo que quisiéramos.
Cumplió su palabra. Genial.  Está en mi onda. Hablo de Viktor Kuppers. Por destacar alguna de las partes, que no quiere decir que las otras no fueran igual o mejores que esta, resaltaré  la dedicada a la excusa, a la utilización del “Es que,…  “ .  Estas dos sencillas palabras construyen el muro de contención más importante para la acción. Cuando las decimos, construimos nuestro búnquer perfecto (para nosotros). Argumentamos racionalmente la mejor excusa para evitar ponernos en marcha. Con esto, quedamos parados, bloqueados.
Lo mejor es que le veáis en acción. Un fenómeno. Ah, y no dejemos de prepararnos ya. ¿qué ocurriría si durante una semana nos pellizcamos fuerte al utilizar las palabras “ es que,…”
Os dejo con Viktor Kuppers
 Pd.- Para quien haya llegado hasta aquí, os doy una primicia. El próximo dia 13, en Valencia, en el salón de actos del periódico Levante, y dentro del ciclo de conferencias de ASNIE (Asociacíón Nacional de inteligencia emocional) imparto una charla. ¡Que me pillen “confesao”, estoy asustadísimo!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada