Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

¡Eres un cabezota!

Te compras un coche y resulta que está en todas partes, vas a tener un hijo y sólo ves mujeres embarazadas o descubres un asunto nuevo y al investigar te percatas de que hay un millón de especialistas hablando sobre ello.

¿Le ocurre lo mismo a todo el mundo? Pues está visto que sí.  ¿Y eso es bueno o malo?  Pues ni lo uno ni lo otro, como  siempre.  Pero podemos aprovechar esta capacidad innata que tenemos - para fijar la atención en algo muy concreto, para desterrar cualquier otra información que no corresponda al asunto que nos interesa - y ponerla a trabajar  a nuestro favor.

Así ocurre con muchos empresarios. La mayoría de ellos han sido capaces de llevar su negocio adelante porque son capaces incluso de adecuar todo lo que ocurre a su alredor para que cuadre con la idea que ellos tienen. ¿A quién se le ocurriría pensar que alguien bebería un brebaje como la Cocacola? Hay que estar muy loco para pensar esto. O muy enfocado a una idea.

A partir de que ponemos en práctica la atención selectiva, nuestra mente inhibe determinadas respuestas que son incompatibles con  nuestro objetivo y además  ciega los estímulos o eventos que no sean relevantes para nuestra tarea.  Es lo que ocurre tras la compra del coche, tan sólo vemos vehículos de la misma marca o color. 

Si utilizamos/conocemos esta característica de la mente podemos potenciar mucho más nuestras respuestas y por tanto nos será más fácil alcanzar el objetivo deseado.


En pocas palabras: ¡Estamos configurados para ser muy cabezotas cuando algo nos interesa! ¡Aprovéchate! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada