Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Ponte un reto

Me va bien poner los pies en el suelo. No es que niegue el valor de lo espiritual, de lo trascendente. Ni mucho menos. Pero  la realidad física, las necesidades inmediatas y necesarias también hay que atenderlas. Tenemos que estar preparados para afrontarlas y solventarlas. Así que esta vez me vais a permitir que hable de un reto que desde hace tiempo tenía pensado acometer y que ya estoy trabajando. 
.   
Es muy sencillo. Y de largo recorrido. El reto hay que asumirlo, programarlo y ejecutarlo con constancia si se quiere hacer bien.

En mi caso el reto es… cocinar.

No quiero aburriros con el plan de acción que me he propuesto pues  sólo me sirve a mí ya que  cada uno diseña el suyo. Tan sólo os voy a dejar aquí un pequeño listado de los para qué. ¿Para qué me sirve aprender a cocinar? 

Como ya sabéis los para qué son la chispa que provoca la explosión de la intención contenida y la convierte en acción.

1.-  Para ser autosuficiente. Ayuda mucho saber que soy capaz de alimentarme bien sin depender de nadie.

2.- Para despertar los sentidos. Trabajar en la cocina me hace oler, gustar, tocar e incluso escuchar los sonidos de los alimentos. ¿Vivir el momento?

3.- Para ser ordenado. Prepararlo todo, poner en marcha un método y tener la satisfacción de cumplir plazos y expectativas me sirve para reconocer las ventajas de la aplicación de un orden.

4.- Para compartir. Cocinar para uno está bien pero mejor aún si lo haces también para los demás. Es una manera de demostrar mi afecto a los comensales.

5.- Para trabajar la creatividad. Ideas e imágenes que se pueden reflejar en la cocina. Es un buen entrenamiento para mejorarla. 

5.- Para ser agradecido. Porque somos pocos los que podemos  permitirnos el lujo de disfrutar de comidas variadas. Cocinando reconozco el valor de cada ingrediente y agradezco el tener acceso a el.  

6.- Para ser humilde y poder asumir las críticas, escuchando con atención las recomendaciones.  No es fácil cocinar. Y es muy fácil meter la pata. En este mundo hay grandes expertos dispuestos a ayudarme si quiero escuchar de verdad.

Hay más pero no quiero ser pesado. Podría aumentar el listado pero eso os lo voy a dejar a vosotros. Cocinar está siendo mi reto.  Hay otros retos cuya relación de motivaciones, de para qué, podrían ser las mismas.


¿Cuál es tu reto y cuáles son tus para qué? Cuéntamelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada