Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Antes de que te mueras

Nunca he puesto encima de esta mesa de trabajo el tema de la muerte. Me sorprende. ¿Cómo me olvido de la única seguridad cierta en todo nuestro proceso? Nos morimos. Todos. Sí, tú también, admítelo.

Si tenemos en cuenta el “más allá” posiblemente cambiemos bastante nuestro “más acá”.  

Recientemente he vivido un fallecimiento de una persona que  no era de mi círculo íntimo pero si cercano. Considero que llevó una vida ejemplar en bastantes aspectos. Le veía esporádicamente, de Navidad en Navidad, pero sabía que iba a pasar una tarde agradable. La mezcla de anécdotas, sonrisas y risas hacía que esas horas pasaran volando. Siempre dejábamos pendiente el vernos con más frecuencia.

Tras su muerte lamento no haberlo hecho. Perdí la oportunidad de ser mejor. Este es un lujo que no me puedo permitir y desde luego, pienso hacer todo lo posible para que en otras ocasiones no me ocurra lo mismo con otras personas que me alegran la vida. Voy a ser  pesado y egoísta. Me  regalaré con esas compañías que sé que me hacen bien.


Las personas son efímeras, sus recuerdos no. Quiero llenar mi mochila con el regalo de la presencia de personas que quiero y admiro. No voy a dejar pasar más oportunidades de este tipo. Por tanto, que mis amigos tiemblen, que mis conocidos sepan que voy a  estar con ellos y que seré insistente en el contacto. Quieran o no. No me apetece nada echarles luego de menos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada