Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Control mental

 No solo vivimos de teoría. Así que de vez en cuando me gusta presentaros aquí cosas prácticas. Este fin de semana, por culpa de un buen amigo, he estado sumergido en asuntos de meditación y trascendencia. Me he chutado algún buen video sobre esto, que ya os iré pasando. Como el aprendizaje en estos asuntos, por lo menos para mí, es en espiral ascendente, vuelvo a recordar y ver desde otra posición cosas por las que ya pasé. Y que por cierto, me alegran recordar, revivir y utilizar de nuevo.

Hace años mi primer contacto con la meditación fue a través de un libro ameno, útil, sencillo y práctico. Vamos, un best seller americano, con todo lo que ello implica. Gracias a su lectura empecé a meditar. O mejor dicho, aprendí y empecé a proyectar las cosas que quería que me ocurrieran. Fue un juego. Pero funcionó. Tendría multitud de anécdotas y situaciones que contaros, pero eso lo haré cuando sea mayor. Funcionó tanto que le tomé algo de miedo. Tal vez no estaba preparado. No obstante, siempre lo he tenido presente.

Es un libro que salió a la luz en los años 60 y ahora que lo he vuelto a releer, veo que habla de meditación, trascendencia, inteligencia emocional, intención  o filosofía positiva. Tal vez por su culpa, por culpa de Silva su autor, hoy estoy en este blog, escribiendo y animando a la gente a que ponga en marcha su futuro ya. Yo desde luego lo intento cada día.   

Así que esta vez os invito a que os sentéis tranquilamente, le deis una oportunidad al libro, lo  leáis y  lo pongáis en práctica. Dentro de unos meses me contáis cómo os ha ido. Tal vez este sea un momento de cambio, como me ocurrió a mí.

Yo me vuelvo a arremangar, vuelvo a abrirlo y a ponerlo en práctica. A ver qué sorpresas me depara de nuevo. Eso sí, esta vez con más seguridad, menos miedo y más confianza en que me va a ser de gran utilidad.

Os dejo el enlace, pinchad aquí:    


Ah, y no os olvidéis








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada