Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

El calentón

La mujer subió al autobús urbano. Tras alcanzar éste la primera parada y volver a ponerse en marcha,  ella empezó a gritar que esa no era la ruta. No atendió a razones. Ni del conductor ni de nadie. No paró de vociferar contra el vehículo, contra el sorprendido  chófer ni contra los otros viajeros. La mujer maldijo a todos los allí presentes culpándoles de la situación y les deseó los peores males.
Cuando se abrieron de nuevo las puertas del vehículo, tras llegar a la siguiente estación, ella bajó del autobús. Mientras nos alejábamos la vimos seguir vociferando. 
Entre los pasajeros cruzamos miradas de sorpresa e incredulidad por lo sucedido. Vi al chófer tensar una higa. 

Esta situación esperpéntica ocurre más a menudo de lo que parece. No con el autobús, creo, pero sí con la vida. Tras equivocarnos en una elección no reconocemos nuestro error y además, achacamos todos los males a los demás.  ¡Y nos quedamos más anchos que largos! Necesitamos un culpable contra quien dirigir nuestros ataques, no atendemos a razones y no nos importa nada agredir o molestar a quien haga falta.
Además, “si yo estoy cabreado pues que los demás lo estén también,… ¿no hablan maravillas de la empatía? Pues que aprendan. “
Reconozco que no es fácil parar, analizar la situación desde fuera, pensar, recapacitar y corregir.  Pero está claro que la obcecación a lo mínimo que nos puede llevar es … a que nos hagan una higa. 
Higa



¿Cómo “paras” un momento de calentón?  ¿Cuándo conseguiste la última vez analizar una situación como si no te afectara? ¿Qué alternativas estudiaste? ¿Cómo te sentiste tras darte cuenta de que el error era tuyo? ¿Cómo le hubieras pedido a otro que reaccionara en tu lugar? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada