Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

La antena de Dios

Esta entrada no es fácil, no. Hasta ahora, en las ciento y pico que he escrito, trato de aplicar ciertos principios racionales, de aplicación casi diaria, y que ayudan  a preparar nuestro futuro. Así que introducir aquí un asunto como el de los fantasmas resulta, en principio, chocante.  Pero si hablamos de trascendencia y de espiritualidad entonces el asunto tal vez cambie.
Se están realizando experimentos neurocientíficos para estimular eléctricamente lóbulo temporal derecho  mediante los campos magnéticos creados por un artefacto que llaman la antena de Dios. Con esto se consigue provocar alucinaciones telepáticas (así lo describen los científicos) que provocan en el sujeto la sensación sentir presencias que no son detectadas a través de nuestro cinco sentidos. Tal vez de aquí, se pueda deducir que hay personas con una sensibilidad especial para conectar con un más allá o con una realidad extraña (o extraordinaria) debido a su anormal y excesiva actividad en esta parte del cerebro. De hecho algunas personas con convulsiones cerebrales recurrentes (epilepsia) pueden tener mayor predisposición para esto.
Y hasta aquí el resumen pseudocientífico (lo digo por mi mínimo conocimiento sobre estos asuntos).
¿Y qué opino yo? Pues como dicen algunos: “no creo en las brujas pero,…, haberlas, haylas”. También a mí me ha ocurrido alguna cosa que por supuesto me asustó. Eso sí, sólo me ha ocurrido cuando decidí experimentar. Como bien dicen en el video que os enchufo a continuación, hay que querer ponerse en este camino para poder recorrerlo. Porque si le decimos a nuestro cerebro que tenemos miedo a afrontar estas situaciones, entonces él nos va a bloquear todos los accesos a esta nueva ruta. Yo, seguramente, antes o después volveré a abrir esta espita. De momento, veo, estudio y espero.
Os dejo con esta tertulia interesantísima (a pesar de la presentadora que nunca ha sido santo de mi devoción ) sobre este asunto. Dura casi dos horas pero a poca curiosidad que tengas, se te van a hacer cortas.

Ah, si has tenido alguna experiencia de este tipo y nos la quieres contar, aquí tienes este blog para hacerlo. Seguro que nos da tema de conversación. Estoy convencido de que esta no será la última entrada que haga sobre este asunto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada