Acompáñame dándole al botón "Me gusta" y mejor aún dándole al botón "participar en este sitio". Se está muy bien en buena compañía.

En facebook

Seguidores

Marcar diferencia

Admiramos a determinadas personas por su capacidad de seducción, de imaginación y de intuición. 

Son esas personas que se hacen  con la situación en décimas de segundo, que nos sorprenden por su agilidad mental y que encuentran  soluciones posibles en las situaciones más difíciles. Hablamos entonces de genialidad, de intuición, de perspicacia, de sabiduría, … vamos, que les reconocemos un don.

¿Qué hay detrás de esto? En general lo que hay es trabajo, mucho trabajo. Método y técnica. Incluso aunque ellos, los buenos, no lo sepan, hay método y técnica.

Esta introducción viene porque en un día de vagancia (de esos que tengo muchos) me dediqué a pasear por Google buscando asuntos de mentalismo.  No desde el punto de vista filosófico sino desde el mentalismo como espectáculo, como ilusionismo, como magia. Me sorprendió ver cómo ponen al servicio de este arte diversas ramas del conocimiento que en algún momento hemos comentado en este blog. 

Imaginemos por un momento que pudiéramos cultivarnos en el estudio del lenguaje corporal, en el proceso intuitivo, en el lenguaje verbal, en el funcionamiento  del cerebro, en la gestión de las  emociones propias y ajenas, en las técnicas de los procesos mentales, del espectáculo, en la oratoria, en la gestión de personas, y en alguna que otra más. Con todo este equipaje, seguramente pasaríamos  a ser esas personas especiales que de vez en tarde vemos por ahí y que despiertan nuestra admiración...¡Siendo normales!

Bueno, pues todo lo indicado anteriormente – que es lo que domina un buen mentalista - es susceptible de ser conocido y estudiado. Ah, y mejor aún, puesto en práctica. Por partes, hasta llegar a un todo.


No dejemos pasar la oportunidad de formarnos en todas estas disciplinas. Sin prisa pero sin pausa. Como montando un puzle. Con intención. ¿Cuál? La de ofrecer la mejor versión de nosotros  mismos, además de ofrecer capacidades sorprendentes por sus resultados. Es emocionante, gratificante.y,..., divertido. 

Por si tenéis un rato para distraeros, os dejo un enlace a un video en el que el joven mentalista Alejandro Balagué nos presenta su espectáculo. Genial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada